Ir para o Conteúdo

Café con Sensei

Pensamientos y comentarios del Sensei Jorge Kishikawa


16-ene-2009

Vine para aprender la Guerra

Un alumno me envió estas palabras después de leer el Café del día 05 de enero (Preguntas Importantes):

"Sensei, anduve pensando y mi acuerdo bien de lo que vine a buscar a Niten. Me acuerdo también del primer día que fui a entrenar. Pero, no creí que fuera a encontrarlo de la manera que lo encontré, simplemente lo encontré... Vine a entrenar porque no existía equilibrio entre mi espada y la pluma. Esta última era mucho más fuerte, dominante y determinante en mi vida. Todo sería resuelto por la lógica impecable y, todos cederían a los argumentos bien lanzados y encadenados, todos reconocen y aceptan la oratoria fuerte y coherente. Pero, eso está lejos de ser la verdad. Siempre existirán aquellos que pueden saber que perdieron en el campo de las ideas, mas que siguen negándose a aceptar la derrota y, buscarán por todos los medios posibles, burlar e impedir que lo cierto y justo prevalezcan en las relaciones humanas. En esas horas, solamente la espada, empuñada para defender la pluma, puede ser vencedora. Nada más. No es hora de pedir favores, no es hora de esperar ayuda divina. Ha llegado la hora de ir a la guerra y, en la guerra la ideología no vence batallas, solamente la espada. Yo vine a Niten para aprender eso, para aprender a ir a la guerra cuando sea necesario, para nunca dejar que nadie me empuje para afuera del circulo y, para cuando llegue la hora, pueda luchar por quien no puede hacerlo con las propias fuerzas. Y descubrí que puedo hacerlo haciendo el Light Exercise. Porque allí, cuando termina el ejercicio, nada más existe, tu cuerpo se acaba, estás exhausto, aquella batalla terminó, pero la guerra aún no. Solo el espíritu, las puras ganas y la determinación te siguen empujando hacia delante. El rugido del ultimo men es el rugido del hombre que no se deja derrotar por las dificultades del cuerpo, de quien se entrega en cada lucha y va hasta el limite, hasta el más allá y, se recusa en desistir al final. Sensei, vine a Niten a aprender a hacer la guerra para defender todos aquellos ideales y principios que me guían en los tiempos de paz. Por eso Sensei, me gustó tanto la parte final de su mail de año nuevo, ‘¡y que venga la guerra!’ ¡Domo arigato gozaimashita Sensei, por más cosas de lo que se puede decir o escribir!"
Me acuerdo de una película en que el jovencito va a un boliche en uno de esos God’s Forsaken Place (lugar olvidado por Dios) del Far far West. Cuando entra y abre la puerta, mal le alcanza el tiempo para decir el nombre ni mucho menos para explicarse. Caen todos encima de él y tiene que darse vuelta sólo. Ya sabes lo que pasa... No raramente eso pasa en nuestras vidas y vivimos esto exactamente este año. No hay otra manera. Ahora es la espada.


agora é guerra



topo

Instituto Niten Internacional
+55 11 94294-8956
contacto@niten.org