Ir para o Conteúdo

Café con Sensei


11-abr-2017

Cuidando de las Perlas - Familia O´Donnel

Si existe aun alguien que piensa que la espada, samurai o los combates son asuntos solo para niños , está parcialmente equivocado.

De cierta forma, estaría correcto si pensamos en academias o prácticas que toman en cuenta a penas el aspecto técnico o deportivo. Transforman niñas en grotescas máquinas de guerra.

Por otro lado, está totalmente incorrecta esta afirmación, para una niña que se adentra en el portal de Niten. Aquí, las niñas son verdaderas guerreras cuando usan el yelmo, pero cuando lo retiran, vuelven a ser dóciles y suaves flores.

Decir que "Niña que baila ballet no lucha", es cosa del pasado.

Vean como eso es real, en las declaraciones de esta familia ejemplar de Niten:







"Cuando mi esposo me dijo que escribiera un relato a pedido de Sensei sobre lo que pensaba de Niten, al principio lo que se me ocurrió es que me hace feliz verlos practicar juntos y darme cuenta que en Niten mis hijas no solo aprenden un arte marcial, si no que un montón de valores humanos, en su relación con los compañeros a través de los "Momentos de Oro" escogidos con maestría para reforzar esos valores.
Los extraño cuando no están en casa, pero al mismo tiempo me proporciona satisfacción en verlos regresar felices del entrenamiento.
Niten, se volvió un integrante mas de nosotros y me siento agradecida con el Instituto y con Sensei por aquello que transmiten a mi familia."
Mariana Andrea - Recoleta/Argentina









"Ya son 4 años que entreno en Niten, y hoy no podría verme de otra manera si no es entrenando junto a mi familia.
Me recuerdo que cuando solamente iban mi padre y Melissa, yo no llegaba a comprender de donde venía la felicidad que ellos sentían, los buenos momentos que ellos decían haber compartido con sus compañeros.
Hasta que decidí experimentar y ver que resultaba. Y ví mis expectativas superadas por completo, que estaba fascinada y con voluntad de regresar.
Recuerdo haber visto con admiración a los mas antiguos y llegaba a pensar: algún día espero poder luchar así.
Cuando participé del primer Gashuku con Sensei, lo que viví me dio mas voluntad de continuar siguiendo el Camino. Pero lo mejor de todo es que esa expectativa de aprender y mejorar permanecen latentes en cada práctica, en cada Gashuku.
Personalmente creo que Niten mejoró el lazo que nos une como familia y que ha generado en nosotros un gran impacto en la forma de relacionarnos con otras personas fuera del dojo.
No solamente se entrena el físico si no también el espíritu.
Es un aprendizaje constante. Cuando uno cree dar un golpe adecuado, Sensei nos muestra que no está tan certero como creemos, y esto nos permite tratar de seguir avanzando para mejorar. Esta enseñanza en Niten la llevamos para la  vida cotidiana.

Niten contribuyó a mi felicidad, y deseo seguir el Camino con mi familia mucho mas.
Domo Arigatou Gozaimashita" - Sabrina Muriel-Recoleta/Argentina










Sabrina en Gashuku (Entrenamiento Intensivo en San Pablo)




"Me recordó a aquel día de 2011, en el cual mi padre me preguntó si quería hacer kenjutsu después de mostrarnos algunos videos de internet. Yo dije que si, porque me había gustado mucho.
Pero la verdad es que en ese momento tenía 9 años y no sabía que podía encontrar en realidad. Y lo que sucedió fue que desde el primer día de practica me gustó mucho y poco a poco cambió mi vida.
No se puede describir con palabras lo que siento ahora.
Si en la práctica, los Momentos de Oro, los Gashukus, en cada cosa que hacemos me siento feliz. Y ahora me doy cuenta de que poco a poco aprendí un montón de cosas nuevas y me sirven en todo lo que hago e que nunca olvidare. La dificultad del entrenamiento me sirvio para saber que nada es imposible si existe la voluntad de hacer y que poco a poco las dificultades pueden ser superadas.
Alguna vez me pregunte: que habría hecho si no hubiese hecho kenjutsu en Niten? Estoy segura de que no sería la persona que soy ahora.
Me falta mucho para aprender.
En cuanto pasa el tiempo uno va graduándose en Niten, de diversas maneras en las técnicas y como ser humano. Y no hay nada mas lindo que en ese Camino estar acompañada por su familia y sentirse apoyada por ella. Y por otra parte, si no hubiese sido por ella, mi padre que me llevo, mi madre que me apoyo, yo me habría perdido de conocer a Niten, a Sensei y a todos mis compañeros.

Agradezco a la vida la oportunidad.
Domo Arigatou Gozaimashita"
- Melissa-Recoleta/Argentina










O´Donnel, Senpai Osella y Melissa en el Gashuku en San Pablo


"Entré en Niten en el año de 2011, buscando un lugar donde mi hija menor pudiera hacer kendo como quería. Para mi esta era la oportunidad de regresar a hacer algo que había practicado hace 16 años.
Una vez que comenzamos, me di cuenta de que era muy diferente a lo que había practicado anteriormente. No era solamente la práctica de un arte marcial mas, algo mas profundo que intentó mostrarnos otra forma de enfrentar los desafíos cotidianos.
Por esta razão tentei, até conseguir, que minha outra filha (Sabrina) praticasse conosco.
Bastó comenzar a hacerlo y me entusiasme de la misma manera que Melissa, de tal manera que hoy, no podemos imaginar la vida sin Niten. Y yo que fui el que trajo el Camino para ellas, hoy soy otro mas que las acompaña.
Esta manera de encarar adelante cualquier problema cotidiano, nos fue transmitido, en los Momentos de Oro.
Si fuese por casualidad del destino o simplemente el deseo de una hija,
eso fue lo que nos permitió conocer a Niten.
Y Niten hoy hace parte de nuestra familia, y así nos sentimos en cada dojo que pisamos.
Agradecemos por esto a Sensei y a cada uno de los integrantes de Niten."
O´Donnell- Recoleta/Argentina








topo

+55 11 5539-3587
contacto@niten.org