Ir para o Conteúdo

Café con Sensei


28-nov-2017

Al final del día, la felicidad


"Yoroshiku Onegai shimasu!

Fuí para el Shugyo (Retiro espiritual con Sensei) pensando que iba a entender el camino de la espada, que entendería cómo funciona el instituto ... allí aprendí algo que jamás imaginaría aprender en una rutina intensa de tareas y entrenamientos.

Allí, en el primer día los senpais me dijeron para no ser abrumado cuando recibiera una orden "y luego en los primeros contactos con Sensei, él me dijo para sonreír más. "Tomé un" men "en el espíritu después de recibir esas enseñanzas, que me van a ayudar mucho en mi cotidiano, principalmente ahora en que entraré en el internado, fase en la que necesitaré mucho de una buena comunicación y de una buena relación médico paciente.

La rutina de todos los días despertar muy temprano, realizar muchas tareas a lo largo del día nos hace percibir cómo somos cómodos y perdemos tanto tiempo con cosas inútiles y dejamos de hacer las tareas importantes de nuestra casa, de interactuar y ser celoso con aquellos con que nos importan. Además, percibí que incluso teniendo un día extremadamente desgastante, que no sólo es posible tener mucha energía para un entrenamiento intenso si no que también es posible mantener esa energía hasta el final.

No hay como traducir totalmente en palabras como es o lo que sucede durante el Shugyo, pero al intentar hacerlo, si tiene un poco de nostalgia de todo lo que sucedió, incluso de las tareas más agotadoras y desagradables, ya que se percibe como se dio su evolución y aprendizaje, principalmente por estar cerca de la figura de Sensei, que con pocas palabras y miradas, percibe quiénes somos, y lo que necesitamos mejorar, no sólo en el camino, sino para ser más felices. Eso, sólo se encuentra en Niten, un camino en el cual lo principal no es la técnica ni ser mejor que nadie, sino un camino en que aquellos que están a su alrededor quieren que usted sea una persona mejor y más feliz, por medio de los katas y formas que aprendemos en lo cotidiano.

Aunque triste por partir, voy a casa muy agradecido y muy feliz, con experiencias que me marcaron profundamente; para la compreención del camino y de mi persona, con una sensación de deber cumplido, pero aún con mucho para aprender y entender a fin de estar mucho mejor para la próxima vez que vuelva...

Domo Arigatou Gozaimashitá a Sensei por hacer posible esa experiencia.
Domo Arigatou Gozaimashitá a los Senpais que me ayudaron tanto en el Shugyo.
Domo Arigatou Gozaimashitá a todos aquellos que me dieron los recursos para realizarlo.

Sayounará Arigatou Gozaimashitá!" - Müller (Sede en Puerto Alegre)





topo

+55 11 5539-3587
contacto@niten.org